Conducir por la izquierda sin miedo

¿Vas a tener que conducir por la izquierda por primera vez? Aquí te cuento mi experiencia y te doy algún que otro consejo.

Hace unos días asistí a un evento en Brighton, sur de Inglaterra, y decidí lanzarme y alquilar un coche para ir hasta allí desde el aeropuerto. Hasta entonces, siempre que había estado en un país donde se conduce por la izquierda, me había echado para atrás ese detalle y había optado por otros medios de transporte.

Como mucha gente, por si acaso, pregunté a amigos y conocidos por si habían conducido por la izquierda alguna vez, pero no tuve mucha suerte en esta «fase de documentación».

Fueron pasando los días hasta que llegó el momento. Cuando fuí a recoger el coche ví que me habían adjudicado un pequeño Fiat 500 nuevo. Aprovecho para comentar que, si eres español y tienes el carnet de conducir en regla, no necesitas ningún permiso especial ni nada, es llegar y conducir.

Fiat 500 para conducir por la izquierda
Interior del Fiat 500 con el volante a la izquierda

Tras mi pequeña experiencia conduciendo por Inglaterra, aquí te dejo mis consejos para hacerte más fácil tu primera vez por la izquierda.

1. Alquilar un coche pequeño, manejable y sencillo

A mí me hizo sentir más cómodo al conducir en un momento en el que estaba fuera de mi zona de confort. Creo que es una buena opción, además de porque, si vas a moverte por Londres o alrededores, podrás comprobar que hay muchísimo tráfico en la zona a todas horas.

2. Antes de arrancar, tómate unos minutos para examinar dónde está cada cosa

Así irás familiarizándote con ello: tienes la caja de cambios, el freno de mano y el espejo retrovisor central a la izquierda. Al principio te será difícil vencer la inercia de la derecha. En más de una ocasión intenté usar la mano derecha para cambiar y me di con la puerta :-).

Las marchas están dispuestas en la palanca de cambios exactamente igual (no en espejo) que en los coches «normales». Los pedales también, claro, y por eso en el fondo tampoco es tan difícil acostumbrarse.

3. Llevar un GPS

El GPS te hará sentir más seguro, ya que así evitarás tener que estar pensando en la ruta y te centrarás mejor en la conducción. Hoy en día, con los smartphones, no es ningún problema.

4. Sistema imperial vs. sistema métrico decimal

Depende del país donde vayas a conducir por la izquierda, pero viene bien recordar que en Reino Unido utilizan el sistema imperial en lugar del métrico decimal.

No intentes llevar el velocímetro a 120 porque son 120 mph (miles per hour) y no 120 km/h. Si lo haces, la multa está asegurada (¡son 193 km/h!). En este caso, 120 km/h son exactamente 75 mph.

No obstante, en términos generales, el límite de velocidad en autovías/autopistas es de 70 mph (aprox. 110 km/h).

5. Las rotondas no son tan problemáticas cuando se circula por la izquierda

Sobre la circulación en las rotondas, que a priori pueden plantear alguna dificultad añadida al tener que incorporarte hacia el sentido contrario al habitual, te diré que en realidad no hay mucho problema con eso, ya que sigues el tráfico y pillas el truco a la circulación bastante rápido.

Como conclusión final quería comentar que lo que más raro se me hizo fue el propio coche en sí más que el hecho de conducir por la izquierda, ya que en cuanto sales a carretera te metes dentro del tráfico y es simplemente seguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.